CARÁTULA VÍDEO_page-0001

INNOVA-RSE cierra una primera etapa de trabajo con resultados muy positivos y una mirada puesta en la siguiente

Adesho, CEDER Monegros y Agujama, coordinados por el grupo de desarrollo rural CEDER Oriental, exponen en un vídeo los beneficios de trabajar en el territorio bajo el enfoque de la Responsabilidad Social. En él se recogen también los objetivos y resultados obtenidos con el proyecto INNOVA-RSE, impulsado por estos cuatro grupos de desarrollo entre 2017 y 2020.

En estos tres años de trabajo, más de 1.000 pequeñas y medianas empresas han sido informadas y sensibilizadas a través de jornadas, reuniones, entrevistas y charlas; 52 pymes, la mayoría microempresas, se han adherido y han sido acompañadas en el proceso de creación e implementación de sus planes de actuación; se ha desarrollado una aplicación web para los escolares de primaria; casi 600 jóvenes han sido sensibilizados y formados gracias a los talleres Conciencia-RSE; se han planteado 200 ideas y más de 500 retos para trabajar en innovación social como resultado de 8 mesas de trabajo que contaron con participación público-privada; se han desarrollado 7 píldoras formativas para facilitar a las empresas la autonomía en su implementación de la RSE; las empresas han generado 36 nuevas buenas prácticas; y se han puesto en marcha 8 proyectos innovadores con un alto valor social, entre los que destacan algunos como el de compostaje colectivo, promovido por una empresa de catering de colectividades en Azanuy, en el que se ha implicado a toda la población. Por todo ello, a pesar de que impulsar la Responsabilidad Social es todavía una labor lenta y que exige mucho esfuerzo de sensibilización y comunicación, el balance que hacen estos grupos de desarrollo es positivo.

Aunque no todo son números, también hay otros resultados que afectan directamente a la calidad del territorio. Las microempresas han comprobado que la RSE no es un tema restringido a grandes empresas o multinacionales, sino que les proporciona herramientas que les permite competir mejor en el mercado, a la vez que controlan el impacto que su actividad genera en su entorno; el mismo entorno que les facilita desarrollar su actividad, por lo que todos ganamos. En este esfuerzo inicial se fue integrando también poco a poco al resto de colectivos necesarios implicados en la Responsabilidad Social: consumidores, entidades públicas y privadas.

Finalmente todos han comprendido la importancia de trabajar con este enfoque en el medio rural y que todos tenemos un papel activo para alcanzar un desarrollo más inteligente, más integrador y más sostenible, en definitiva, más responsable, de nuestros territorios.

“Estamos muy contentos porque en este recorrido hemos logrado una mayor implicación de las empresas y de las entidades públicas en proyectos de innovación social, hemos impulsado la generación de nuevos proyectos y hemos provocado sinergias entre las empresas de nuestra zona. INNOVA-RSE nos ha permitido sentar las bases de una Responsabilidad Social bien entendida, en la que las propias empresas, la población y las entidades públicas y privadas se implican de forma natural y lo integran en su ADN” manifiesta Óscar Moret, presidente de CEDER Oriental.

Y es que es éste el verdadero valor de INNOVA-RSE, que ahora comienza una nueva etapa en la que se podrán consolidar las alianzas público-privadas iniciadas e impulsar nuevos proyectos con el horizonte puesto en la Agenda 2030 y en la innovación social.

PUEDES VER LOS RESULTADOS EN ESTE VÍDEO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Te puede interesar...

Ir arriba